Lo Mejor de Dios

 

Este comentario contiene una serie de temas que podrían tocar áreas de tu vida Cristiana que posiblemente necesitan ser examinadas bajo una perspectiva más aguda.

 

Los asuntos teológicos, incluso los mas controvertidos han sido reducidos a los términos mas sencillos, y las aplicaciones de estos principios y la apropiación de estas verdades podrían traer pronto un cambio radical en tu vida Cristiana.

 

El énfasis en todo momento es presentar un asesoramiento Cristo céntrico, y mantener el evangelio sencillo que Pablo recibió por revelación directa de Jesucristo mismo (Galatás 6:11). El evangelio que el guardó tan celosamente en todo tiempo es sublime en su sencillez, sobrenatural en su realización, y siempre esta centrado en la obra consumada de la cruz y la Resurrección de Cristo

(2 Corintios 11:1-4).

 

La fe que te ayudara a encontrar lo mejor de Dios no es la del pensamiento positivo o aquella que se encuentra en una actitud mental positiva. Es la fe de un niño, que después de haber recibido la revelación de una verdad le pide al Padre en el nombre de Jesús, y después tranquilamente espera que el Espíritu Santo la haga real (Juan 16:13-23).

 

No hay ningún esfuerzo humano que pueda producir esta transferencia de doctrina (conocer en tu mente) a la realidad (conocer en tu espíritu). Solo el Espíritu Santo puede hacer reales las promesas poderosas de Dios. Nuestra única “labor” para apropiarnos de Dios y compartir Sus secretos eternos es creer. Jesús dijo:

 

“Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.”

(Jn. 6: 29)

 

Compras la verdad utilizando la moneda de Dios – creyendo (Ro. 3:23).

 

Cuando Jesucristo hace algo en nuestras vidas lo primero que tenemos que hacer es creerlo, luego dar un paso de fe y vivirlo. Este principio de identificación es sabiduría Bíblica, por lo que podemos clamar justificación, santificación, redención y muchos mas aspectos de nuestra salvación (1 Corintios. 1:30)

Por ejemplo el perdón de tus pecados es gratis, es un regalo de la gracia: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: no por obras, para que nadie se glorié.” (Ef. 2; 8,9).

 

¡Si no lo recibes bajo las condiciones de Dios no lo puedes conseguir ! Pero es importante recordar que después de recibir el perdón por la fe, se debe mantener por las obras. Ejemplo: El perdonar a otros:

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonara también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonara vuestras ofensas.” (Mt. 6:14,15).

 

Otro ejemplo es el reclamar la liberación de nuestro viejo hombre. Solo se puede hacer realidad creyéndolo:

 

“Sabiendo que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con El, para que el cuerpo de pecado sea destruido (dejado sin poder) a fin de que no sirva mas al pecado” (Ro. 6:6)

 

Y otra vez:

 

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi; y lo que ahora vivo en la carne lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amo y se entrego a si mismo por mi.” (Ga. 2:20).

 

Pero una vez que el Espíritu Santo ha hecho realidad la sentencia de muerte que Dios ha pronunciado sobre el viejo hombre, tú debes conservarlo manteniéndolo bajo la muerte.

 

Tu” “crees para obtener la realidad de las promesas de Dios, y entonces, después de haber recibido,”obedeces” para mantener esa realidad. Si cambias este orden divino solo haces una parte, nunca encontraras ¡lo mejor de Dios¡ 

 

Así, ¿qué es lo mejor de Dios? Es el tremendo privilegio de vivir en intima y amorosa relación con Dios el Padre y Su Hijo. Jesucristo dijo:

 

“El que me ama, mi palabra guardara; y mi Padre la amara, y vendremos a el, y haremos morada en el.” (Juan 14: 23)

 

Este tremendo honor alcanza incluso a aquellos con una educación y capacidades limitadas de aprender, pero que pasa desapercibido para muchos con un brillante intelecto y logros académicos. Jesús dice.

 

“Te albo Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las diste a revelar a los niños. Si Padre, porque así te agrado.” (Mateo 11:25-26).

 

Tu tienes que aprender, así como El tuvo que aprender, a conectar y estar alerta para cualquier comunicación del Padre. Jesús aprendió a escuchar en medio de los ruidos en el taller de José, incluso en los empujones y presiones de su vida en casa. El incluso se escapaba en tiempos de crisis en silencio para disfrutar ininterrumpidamente de la comunión con Su Padre.

 

En Juan 5:30, Jesús dice:

 

“No puedo hacer nada por mi mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.”

 

Luego en Juan 8:28,dice “Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mi mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo.”

 

Este es el secreto de cómo Jesús vivió y trabajó, y esto es lo que también oró para que nosotros lo tuviéramos. Justamente antes de ir a la cruz, oró “que ellos también sean uno en nosotros” (Juan 17: 21). Esto es una unidad individual, y de esta realidad vendrá una verdadera unidad con otros creyentes.

 

Nunca olvides que es fundamental aprender este secreto, para esto tiene que haber un conocimiento y un vivir diario de los principios bíblicos y las promesas. Porque Jesús pudo decir “hago lo que le agrada” (Juan 8;29), él también sabe que sus oraciones serán oídas y contestadas (Juan 11:41-42). El también tenía la capacidad de reconocer y resistir los esfuerzos de Satanás, no solo en distorsionar las Escrituras, sino también en intentar desviarle de su destino.

 

Desde el momento que Jesús dijo “Me es necesario estar en los negocios de mi Padre” (Lucas 2:49) hasta el momento que agacho su cabeza y dijo ¡ consumado es! (Juan 19: 30) el vive de la unidad y el conocimiento con el Padre. Cada cosa que El dijo fue con la dirección de su Padre y con el permiso de Su Padre. El nunca actuó independientemente de la autorización y poder del Padre (Juan 5:30). Ver también Juan 5:43; 10:25,32, la Biblia versión amplificada).

 

Que triste que este increíble secreto de Su vida y ministerio ha sido, no solo ignorado, sino ingeniosamente cambiado por una sutil distorsión llamada ecumenismo.

 

Unidad en el texto, abundantemente apoyado por el contexto (Juan 17:20 – 23). Unidad real entre el pueblo de Dios, a pesar de las muchas denominaciones, es solo posible cuando es la obra de la gloriosa verdad.

 

Lo mejor de Dios en la eternidad es para aquellos que estarán preparados y listos para ser la novia de Su Hijo (Apc. 21:2), pero lo mejor de Dios aquí y ahora es la iniciación y preparación de aquellos a quienes esta revelación les ha llegado